13 dic. 2011

Crónica del evento Mi chica fantasma en Tenerife

Este año 2011 ha sido muy fructífero para nosotros. Hemos hecho ya cuatro crónicas de cuatro quedadas maravillosas, y hoy tenemos que agregar una más a la lista, porque el pasado diez de diciembre, en Tenerife, se celebraba el primer evento literario dedicado exclusivamente para jóvenes. ¡Y nosotros estábamos allí!

Photobucket
A la mejor "Chef puaj"

El sitio escogido fue "Alcampo" de La Laguna, y los asistentes rondaban entre seis a doce años (muy pocos jóvenes y más niños, teníamos dos chicos de veinte también). Llevamos Mi chica fantasma para hacer un concurso entre los participantes y, al final, pudimos sortear dos ejemplares, los cuales se fueron muy felizmente con sus dueñas (pero eso lo diremos después).

Para los que viven en Tenerife y pasaron ese sábado, frío e inhóspito, a comprar los regalos de Navidad, seguramente vieron carteles por todas partes anunciando la fiesta, donde se regalarían diplomas, chuches, etc. Repartimos invitaciones entre los transeúntes, a ver si más gente se animaba a acercarse y conseguimos captar la atención de padres y niños con nuestras mesas de color blanco y sillas de color rojo, colocadas en un cuadrado enorme en mitad del centro comercial. También debemos darle las gracias a las tarjetas de personajes que fuimos regalando a los asistentes, que estaba muy chulas y bonitas (¿haremos algún sorteo en esta web?). Tenemos que destacar el interés de esos padres porque sus hijos se preocupen de la literatura, lean y tengan curiosidad por este mundo tan hermoso. Continuamos presentando el sello "Maeva Young" y las intenciones de la editorial, enseñamos los libros que habían sido publicado hasta ahora (llevamos Mi chica fantasma, lógicamente y también Una canción para ti) y les contamos a grandes rasgos de qué trataban cada uno. Por supuesto, la pregunta estrella fue "¿Qué libro os gustaría que trajera Maeva Young?", las respuestas, variopintas, se dirigieron a libros de aventura y de terror. Después, nos sumergimos en la lectura del primer capítulo de Mi chica fantasma, donde las sonrisas fueron las protagonistas.

Photobucket
Después del sorteo

Cuando empezamos las actividades, preguntamos a todos sus nombres y si les gustaba leer. Todos respondieron que sí y dieron sus motivos; los mejores fueron "porque me transporta a un mundo mágico dentro de mi imaginación" y "porque aprendo y es divertido". ¡Estos niños tenían mucho potencial! Se convertirán en ávidos lectores en unos años más, estamos seguros. Al sacar los lápices de colores y juntar las mesas para ponernos a dibujar, saltamos de alegría porque tendríamos que enfrentarnos a "el menú fantasmal". Pobre Lucy Shaw, que tuvo que comerse semejantes platos repugnantes. Hubo dibujos geniales y otros muy abstractos, os dejamos algunas muestras de ellos (mañana subimos la galería completa):

PhotobucketPhotobucket
Algunas muestras artísticas

Se hizo la votación y eligieron ganadores indiscutibles de los diplomas al mejor Chef Puaj de Maeva Young. Hubo muchas risas con esta actividad, porque cuando la guarrada y la imaginación más inocente se juntan, salen cosas increíbles. Seguidamente comenzamos a jugar a las mímicas con un juego literario que habíamos preparado. Estaban desesperados por usar las cartas de los personajes de Mi chica fantasma, pero cuando tuvieron que escenificar a Peter Pan, Pepito Grillo o Pulgarcito, se les había olvidado por completo. Finalmente, llegó el momento del sorteo y las afortunadas se quedaron con cara de felicidad, mientras les hacíamos la foto final junto al poster que Alcampo había preparado para el evento.

Photobucket 
Foto en familia al finalizar el evento (faltan algunos rezagados)

El tiempo se fue corriendo pero nos lo pasamos de lujo con estos jóvenes lectores que, esperamos, disfruten mucho de Mi chica Fantasma.

0 comentarios:

Gracias por querer dejar tu granito de arena en este pequeño rincón literario. Ya sabes que debes ser educado al expresar tus opiniones sino nos veremos en la obligación de eliminar aquellos comentarios groseros.


Maeva Young no se hace responsable de las expresiones vertidas por los usuarios