22 feb. 2012

¡Hey, Pippi Långstrump!

PhotobucketEn estos tiempos que corren, dentro de la LIJ actual estamos más que acostumbrados a encontrarnos personajes rebeldes, libertadores, luchadores y valientes. No hay más que echar un vistazo a una buena remesa de novedades juveniles en una librería para darte cuenta de que están de moda las protagonistas con carácter. Sin embargo, nunca ninguna se podrá comparar con la salvaje Pippi Calzaslargas. Su imagen nos evoca a muchos recuerdos de una tierna infancia. Algunos de los que leéis este blog, tal vez no conocisteis las andanzas de Pippi en televisión, o no os habéis atrevido a leeros los tiernos libros que cuentan sus disparatadas aventuras. Si ese es el caso, os aconsejamos de todo corazón que la probéis. ¡Qué feliz se sentiría ella! Pero, ¿qué diría Pippi si se enterara que de su coraje han nacido muchas otras niñas de la literatura?

Las antihéroes son prototipos femeninos que están en auge. Suelen ser chicas fuertes, chicas que tienen sangre fría y que no se dejan guiar por los sentimientos arrolladores de la adolescencia. Igual que Pippi, desafían las leyes de la autoridad pero nunca con el estilo que caracterizaba a la pelirroja trenzas largas. Sus pequitas y sus harapos eran reconocidos allá por donde caminaba y, hoy en día, su ícono es signo de igualdad entre hombres y mujeres. Porque ella, al igual que los personajes que han nacido de ella, no tienen en su interior ese machismo arraigado de que las niñas deben comportarse como niñas y los niños como niños. ¿Qué se supone qué es comportarse como niña? A Pippi eso le parecen chorradas.

PhotobucketHoy en día, la literatura juvenil tiene muchas Pippis encabezando la lista de la revolución, dejando aparcadas esas damiselas en apuros que necesitaban de un caballero de brillante armadura para poder caminar. Esas Pippis modernas las tenemos muy cerca, tan cerca que las podemos tocar. Es el caso de Remy Starr; para nosotros, una Pippi moderna, adaptada a los tiempos que corren hoy en día. Ella es fuerte, independiente. Se gestiona su propia vida. No pierde el tiempo con chicos (aunque ya sabéis, la fuerza de la naturaleza es inevitable) y tiene el coraje para enfrentarse a la vida siendo ella misma, digan lo que digan. Lo que pasa, es que esta jovencita rebelde y de mirada desafiante, tiene un punto débil que Dexter, nuestro Pippo Calzaslargas, no tardará en descubrir.

Siguiendo la misma línea de chicas fuertes, decididas, Pippianas... ¿Cuál creéis que se podría identificar con orgullo como una gran Pippi Calzaslargas moderna? ¿Pensáis que el prototipo de personaje "antihéroe" seguirá evolucionando en la LIJ actual? ¡Nosotros esperamos que sí! ¡Seamos todos Pippi Långstrump!

0 comentarios:

Gracias por querer dejar tu granito de arena en este pequeño rincón literario. Ya sabes que debes ser educado al expresar tus opiniones sino nos veremos en la obligación de eliminar aquellos comentarios groseros.


Maeva Young no se hace responsable de las expresiones vertidas por los usuarios