2 abr. 2014

¡Feliz Día del libro Infantil y Juvenil!

Hoy es el Día del Libro Infantil y Juvenil, vamos...¡Nuestro día! Por eso no podíamos dejar pasar esta fecha sin escribir un post sobre esta festividad literaria. En primer lugar, un poquito de historia. El Día del Libro Infantil y Juvenil se viene celebrando desde 1967 el 2 de abril, una fecha señalada en este campo por ser el día del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, autor de cuentos tan inolvidables como La Sirenita.

De este modo, desde hace alrededor 50 años cada 2 de abril se celebra este día que tiene como objetivo promocionar los libros infantiles y sobre todo, la lectura entre los más jóvenes. Para ello, en la mayor parte de las ciudades - seguro que en la tuya también - se organizan en librerías, colegios, centros culturales,... diferentes actividades relacionadas con la literatura infantil y juvenil.

Un ejemplo de ello lo tenemos en la Librería Oletvm de Valladolid, donde esta tarde a las 18:30h se organiza el taller: Cómo hacer un libro de...¡Piratas! Una actividad para niños a partir de 4 años que está relacionada con una de nuestras más divertidas novedades: Aquí hay monstruos.

Según se pone de manifiesto en la página web de IBBY, entidad promotora de este Día, cada año un país tiene la oportunidad de ser el patrocinador internacional del día del libro infantil. Este país, que en 2014 ha sido Irlanda, elige un tema e invita a un autor importante del país a escribir un mensaje para los niños del mundo y a un reconocido ilustrador para el diseño del póster; que en este caso es el que ilustra el post, con el objetivo de promocionar los libros y la lectura. Y como no, vamos a terminar con el mensaje de la autora seleccionada este año, la irlandesa Siobhán Parkinson.

Carta a los niños del mundo

Los lectores a menudo le preguntan a los escritores cómo escriben sus historias - ¿de dónde salen las ideas? Provienen de mi imaginación, contesta el escritor. Ah, claro, suele contestar el lector. Pero, ¿dónde está tu imaginación, de qué está hecha y es cierto que todo el mundo tiene una?

Bueno, responde el escritor, está en mi cabeza, por supuesto, y está compuesta de imágenes y palabras y recuerdos y rastros de otras historias y palabras y fragmentos de cosas y melodías y pensamientos y rostros y monstruos y formas y palabras y movimientos y palabras y olas y arabescos y paisajes y palabras y perfumes y sentimientos y colores y rimas y pequeños chasquidos y silbidos y sabores y explosiones de energía y acertijos y brisas y palabras. Todo ello girando ahí dentro y cantando y comportándose como un caleidoscopio y flotando y sentándose y pensando y rascándose la cabeza.

Por supuesto que todo el mundo tiene imaginación: sin ella, no seríamos capaces de soñar. No obstante, no toda imaginación tiene las mismas cosas dentro de ella. Probablemente, la imaginación de los cocineros contenga en su mayoría sabores, de la misma manera que la imaginación de los artistas contendrá sobre todo colores y formas. La imaginación de los escritores está principalmente llena de palabras.

Para los lectores y oyentes de historias, sus imaginaciones también se nutren de palabras. La imaginación de un escritor trabaja y da vueltas y da forma a las ideas, a los sonidos, a las voces, a los personajes y a los acontecimientos hasta convertirlos en una historia; esta historia no está compuesta de otra cosa que no sean palabras, batallones de garabatos desfilando por las páginas. Entonces ocurre que, de pronto, llega un lector y esos garabatos cobran vida. Siguen estando en la página, siguen pareciendo garabatos pero también están retozando en la imaginación del lector, y éste da forma e hila las palabras para que la historia ahora tenga lugar en su cabeza, como tuvo lugar en la cabeza del escritor.

Este es el motivo por el cual el lector es tan importante para una historia como lo es el escritor. Solo hay un escritor para cada de ellas, pero hay cientos o miles o incluso a veces millones de lectores de historias, que leen en el mismo idioma que el del escritor o que quizás hasta lean traducciones en muchos otros idiomas diferentes. Sin el escritor, no nace el cuento; sin todos los miles de lectores alrededor del mundo, el cuento no llegará nunca a vivir todas las vidas que puede vivir.

Todo lector de una historia tiene algo en común con los otros lectores de esa misma historia. Separadamente, aunque también de alguna manera juntos, ellos han recreado la historia en su propia imaginación: una acción que es tanto privada como pública, individual como común, íntima como internacional.

Es posiblemente lo que los humanos hacen mejor.

¡Seguid leyendo!

0 comentarios:

Gracias por querer dejar tu granito de arena en este pequeño rincón literario. Ya sabes que debes ser educado al expresar tus opiniones sino nos veremos en la obligación de eliminar aquellos comentarios groseros.


Maeva Young no se hace responsable de las expresiones vertidas por los usuarios