12 oct. 2014

PRIMER CAPíTULO: Una tarta de manzana llena de esperanza

Tuvieron que tener preparada una ambulancia a la puerta de la iglesia por si alguien se desmayaba. Hombres con brazaletes verdes dirigían el tráfico. Alguien había escrito completo con letras rojas en un cartel que colgaron a la entrada del aparcamiento.

Los vecinos abrieron las verjas de sus jardines. Dentro habían pegado unas grandes tiras de papel en los respaldos de las primeras cuatro filas de bancos en los cuales otro cartel decía reservados para 3R, porque solo los alumnos de esa clase podían sentarse allí. Todos parecían aturdidos.

Era el Día de Oración por Oscar Dunleavy, que había desaparecido, presumiblemente estaba muerto, y nadie se hace nunca a la idea de una cosa así. El padre Frank se había convertido en el centro absoluto de atención. Dijo que los compañeros de Oscar iban a necesitar tranquilidad, protección y respeto a causa de «las cosas lamentables, antinaturales e increíbles» que uno experimenta cuando presiente que no va a volver a ver a un compañero de clase.

 

- Leer Primer Capítulo -

0 comentarios:

Gracias por querer dejar tu granito de arena en este pequeño rincón literario. Ya sabes que debes ser educado al expresar tus opiniones sino nos veremos en la obligación de eliminar aquellos comentarios groseros.


Maeva Young no se hace responsable de las expresiones vertidas por los usuarios