6 feb. 2017

Hoy presentamos... El bandido Saltodemata

En MAEVAyoung seguimos apostando por recuperar clásicos de la literatura infantil, como ya hicimos el año pasado con Vacaciones en Suecia, de Edith Unnerstad, una historia publicada en los años 60. Este año (martes 14 de febrero en librerías), publicamos un clásico del autor Otfried Preußler con una nueva traducción:




Otfried Preußler

La abuela está encantada con el nuevo molinillo de café que le han regalado Kasperle y Pepín, pero el bandido Saltodemata quiere uno exactamente igual y hace lo que mejor saben hacer los bandidos: robarlo. Rápidamente, el sargento Matamicrobios toma cartas en el asunto aunque les advierte de que hace  años tiempo que persiguen al bandido y no han podido atraparlo. La búsqueda del molinillo se complica cuando entra en escena el gran (y malvado) mago Petrosilio Atenazador, quien, a pesar de su poder, no ha logrado dar con un hechizo para pelar patatas y hace años que busca mano de obra barata.






“Podría destacar lo divertida que es la narración, lo ingeniosa que es la trama
y lo carismáticos que son los personajes, pero quizá baste con esto para convencerte de que lo leas:
¿Cómo de genial tiene que ser un libro en el que el malo se llama Petrosilio Atenazador?
La respuesta está clara: más genial incluso de lo que imaginas.”

– Carlota Echevarría, El templo de las mil puertas


Un gran contador de historias

Otfried Preußler (1923 – 2013) vivió su infancia rodeado de cuentos, aunque sus favoritos eran los de su abuela Dora, una gran narradora a la que escuchó historias de brujas, fantasmas y ladrones. Esta influencia de la tradición oral se nota en su obra. En 1956 publicó su primer libro, El geniecillo del agua, una narración que fue contada primero a una de sus hijas que no podía dormir y más tarde editada en forma de libro. Así comenzó una obra compuesta por 32 libros y traducida a más de 50 idiomas por los que recibió numerosos premios y reconocimientos a algunos de sus libros y al conjunto de su obra.

0 comentarios:

Gracias por querer dejar tu granito de arena en este pequeño rincón literario. Ya sabes que debes ser educado al expresar tus opiniones sino nos veremos en la obligación de eliminar aquellos comentarios groseros.


Maeva Young no se hace responsable de las expresiones vertidas por los usuarios