4 may. 2017

Libros para los que aman los libros... y a sus madres




¡Hola lectores! El domingo es un día muy especial para todos, porque es el día de la persona a la que más debemos agradecer: nuestra madre. Y aunque, como se suele decir, "madre no hay más que una", en nuestros LIBROS para los que aman los libros hay muchas madres diferentes. ¿Queréis conocerlas?



En cada lugar del mundo, las madres son diferentes: diferentes costumbres, tradiciones, vestimentas, gastronomías... En Atlas del mundo podéis conocer las peculiaridades de cada una de ellas gracias a Aleksandra Mizielinska y Daniel Mizielinski:

La moda italiana o los trajes tradicionales de Mongolia.
Los crêpes franceses o el curry de la India.
Las casas de madera de Suecia y las cabañas de Namibia.
Las madres indígenas del Amazonas en Brasil y las aborígenes de Australia.

Seguro que, seáis de donde seáis, podríais decir muchas cosas que distinguen a vuestras madres de cualquier otra del mundo.

A lo largo de la Historia ha habido muchas madres, todas ellas importantes, aunque algunas más famosas que otras. En La línea del tiempo, de Peter Goes, la que más destaca es Lucy.


"En 1974, en el desierto de Afar de Etiopía,
Donald C. Johanson descubrió el fósil de uno de nuestros antepasados más antiguos que andaba erecto.
Llamó a su hallazgo Lucy,
aunque su nombre científico es Australopithecus afarensis.
Lucy vivió hace 3,5 millones de años."

Así que podríamos decir que Lucy es una madre muy importante, quizá la más importante de todas, ya que, de alguna forma, es la madre de todos nosotros.



En el mundo animal también hay algunas madres que destacan entre todas las demás. ¿Os imagináis que lo único que hicieran vuestras madres fuera exclusivamente eso? ¿Ser, literalmente, madres?

Esto es la realidad en el mundo de las Abejas, y Piotr Socha os cuenta que:

"La reina, como todas las abejas de la colonia,
pasa todos los días trabajando. Su labor consiste en
dar a luz a su prole. De todo lo demás se ocupa su séquito
[que no puede poner huevos]. Gracias a ello,
incluso en una colonia que cuente con diez mil abejas,
la frase 'Madre no hay más que una' no deja de ser cierta."


Incluso en El libro más divertido del mundo, de Tom Schamp, las madres juegan un papel importante. La mamá de Otto le compaña en muchas de sus aventuras: en casa, de compras, en el parque...

A la mamá de Otto le gusta estar en el jardín, porque se le dan muy bien las plantas. Para ir a los sitios, prefiere la bici, y a la hora de vestirse, ¡le cuesta un montón elegir qué ponerse!
Pero cada estación tiene algo que le encanta a la mamá de Otto: las plantas en primavera; en verano, salir a pasear por la noche; aprovechar las frutas de otoño para hacer deliciosas comidas; y en invierno, ¡la nieve!




Y ahora que conocéis a las madres de los LIBROS para los que aman los libros, ¿cuál compartiríais con la vuestra?

¡Feliz Día de la Madre!

0 comentarios:

Gracias por querer dejar tu granito de arena en este pequeño rincón literario. Ya sabes que debes ser educado al expresar tus opiniones sino nos veremos en la obligación de eliminar aquellos comentarios groseros.


Maeva Young no se hace responsable de las expresiones vertidas por los usuarios