Hoy presentamos... La Caperucita lectora

¡Hola lectores! En MAEVAyoung somos conscientes de la importancia de los cuentos infantiles para inculcar a los niños el hábito (y el placer) a la lectura.
«Los beneficios del libro para los niños son incalculables y para toda la vida. Lleva al niño a querer leer, a buscar saber, a adentrarse en el mundo del arte, del dibujo y de la imagen a través de las ilustraciones. Aumenta su habilidad de escuchar, desarrolla su sentido crítico, aumenta la variedad de experiencias, y crea alternativas de diversión y placer para él.»
─ Guía Infantil

Por eso, en muchos de nuestros álbumes ilustrados, además de ofrecerles aventuras fascinantes, incluimos los propios libros como un elemento importante dentro de la historia. Ya contamos en nuestro catálogo con cuentos modernos como los de Helen y Thomas Docherty: El trincalibros y El caballero que no quería luchar, que ponen un interés especial en la magia de la lectura. Pero todos los niños (los que lo son y los que lo fuimos) hemos crecido escuchando y leyendo cuentos clásicos e intemporales, cuyo final conocemos de memoria... ¿o no?

¡No todos los finales de los cuentos están escritos!




A veces, las mejores aventuras se esconden en los libros

No es bueno que una niña se salga del camino. Excepto si con ello el malo de la historia cambia su destino.
Cuando, de camino a la biblioteca, Caperucita lectora se encuentra con un astuto lobo, este la persuade de desviarse del camino. ¿Ya conoces esta historia? Ha llegado el momento de imaginar un nuevo final.



Descubre una divertida versión de Caperucita Roja para celebrar la magia que esconden los cuentos clásicos. Puedes echar el primer vistazo en nuestra página web.


La autora
Lucy Rowland creció en Cheltenham y se graduó en Terapia del Habla y Lenguaje en la Universidad de Reading antes de convertirse en terapeuta de habla y lenguaje para niños en el sur de Londres. A Lucy le encantaba leer y escuchar poesía desde muy pequeña y ha convertido su pasión en escribir historias de libros ilustrados con personajes extravagantes y ritmos irresistibles. 


El ilustrador
Ben Mantle nació en Leamington Spa en 1980 y desarrolló un interés muy temprano en temas relacionados con el arte. Estudió animación en el Instituto Surrey de Arte y Diseño, donde se graduó en 2003. Ha trabajado como Jefe de Animación en una empresa de medios de comunicación y colaboró en la película de animación «La novia cadáver», de Tim Burton. Posteriormente trabajó, centrándose en el diseño de personajes y fondos. Desde 2008, Ben ha estado trabajando como ilustrador de álbumes infantiles en su estudio de Brighton, donde también produce serigrafías y obras de arte digital.


Feliz lectura

Comentarios