2 feb. 2017

#ThrowbackThursday Cuentos para príncipes y princesas


¡Hola, febrero!

Empezamos el mes entre regalos, guisantes, gigantes, ranas y cerditas marcándonos un #ThrowbackThursday con los cuentos de príncipes y princesas de MAEVAyoung.




Jonathan Emmett y Poly Bernatene

El príncipe Rana asegura que es un príncipe encantado, como en los cuentos de hadas. Pero la princesa Marta no tiene ni un pelo de tonta y no está muy convencida.¡Solo porque se cuente en un libro no significa que sea cierto! Una historia muy divertida que da una vuelta de tuerca a La rana encantada, el cuento de hadas clásico. 





La princesa y la cerdita
Jonathan Emmett y Poly Bernatene

En la guardería real hay una terrible confusión. La princesa Clarinela ha desaparecido y en su lugar han encontrado a la cerdita Cochinela. El rey cree que es cosa de un hada mala, ya que es el tipo de cosas que pasan todo el tiempo en los libros. Mientras que la mujer del granjero cree que es cosa de un hada buena, ya que es el tipo de cosas que pasan todo el tiempo en los libros. Y de esa forma, Clarinela se convierte en la hija de los granjeros y Cochinela en la hija de los reyes. Hasta que un día sus caminos vuelven a cruzarse, y ocurren ese tipo de cosas que pasan todo el tiempo en los libros.





Caryl Hart y Sarah Warburton

Rosalinda es la niña perfecta hasta que su padre descubre que no le gustan los guisantes. Según el médico, se trata de un caso agudo de princesitis y tiene que irse a vivir a un palacio inmediatamente. Pero ¿es realmente tan fabulosa la vida de una princesa cuando hay que comer todos los días repollo y hay tantos discursos que memorizar? Un cuento genial para todas las princesas (y príncipes) que detestan las verduras.




La princesa y los regalos
Caryl Hart y Sarah Warburton

Perla es una niña horrible, la princesa más consentida que nunca hayas conocido. Pero cuando el palacio se viene abajo debido al peso de las pilas gigantescas de regalos, su padre se queda atrapado entre los escombros y la princesa se da cuenta de lo egoísta y caprichosa que ha sido. Todos acuden en auxilio del rey, que se ha escondido dentro de uno de los regalos. Aunque pierden el palacio, Perla y su padre vivirán felices para siempre jamás, porque han aprendido una importante lección.







Caryl Hart y Sarah Warburton

La princesa Sofía no puede pegar ojo por CULPA de un gigante gruñón y quejoso que hace un sinfín de ruidos por la noche. Pero cuando Sofía va a verlo con su libro de cuentos se le ocurre una idea brillante que es EXACTAMENTE lo que necesita el gigante. Una preciosa historia que demuestra que no hay nada como un buen cuento antes de ir a dormir.





¿Y a vosotros? ¿Cuál os gusta más?

0 comentarios:

Gracias por querer dejar tu granito de arena en este pequeño rincón literario. Ya sabes que debes ser educado al expresar tus opiniones sino nos veremos en la obligación de eliminar aquellos comentarios groseros.


Maeva Young no se hace responsable de las expresiones vertidas por los usuarios